Esta es la primera publicación formal que hacemos respecto de las adaptaciones que la “Nueva Normalidad” nos ha obligado a plantear y, en algunos casos, a ejecutar; no solo respecto de nuestras relaciones personales y sociales (en general) si no, sobre todo, de lo empresarial, económico, financiero y, por qué no, de lo jurídico.

Como podrá apreciarse, los lineamientos que enseguida se listan son motivados por la conveniencia de allegar a empresas y comerciantes independientes de los recursos necesarios que les permitan y aseguren continuar con sus operaciones o, en todo caso, minimizar el efecto negativo que su desaparición implicaría. Y no por proteger a ese “pequeño nicho” de emprendedores sino porque son ellos justamente el medio para que, durante situaciones de emergencia, se protejan empleos y con ello individuos, familiar enteras y la economía Nacional no colapsen.

Es entonces que nacen cuestionamientos tales como:

  • ¿Nuestro sistema jurídico está realmente listo para afrontar una situación de emergencia?
  • ¿Bajo los lineamientos que actualmente nos rigen, cuánto tiempo podríamos subsistir sin colapsar?
  • ¿En verdad la justicia es expedita como se supone debería?

Pensamos que son justamente estas dudas las que encaminaron la “Iniciativa con Proyecto de Reforma por el que se adiciona el título décimo quinto “Régimen Concursal de Emergencia” a la Ley de Concursos Mercantiles” presentada por la senadora de la República, Licenciada Claudia Edith Anaya Mota, y que fuera elaborada por la Barra Mexicana, Colegio de Abogados A.C. Esta contempla, como su propio nombre lo indica, la adición de un Título cuya procedencia se verificaría justamente con motivo de la actualización de un caso fortuito o fuerza mayor, una declaratoria de Emergencia, contingencia sanitaria o desastre natural a nivel regional o nacional.

Dentro de las regulaciones novedosas que propone, podemos listar las siguientes:

  • Su tramitación podrá hacerse:
    • A través de medios electrónicos[1] sin necesidad de llevar un expediente impreso;
    • Mediante la presentación de un escrito simple en el formato especial sumario y declarando bajo protesta de decir verdad (a diferencia del Régimen Concursal habitual en el cual debe acreditarse) que se encuentra en cualquiera de los siguientes supuestos:
      • Incumplimiento en sus obligaciones de pago a dos o más acreedores distintos y que el 35% o más de las mismas tengan fecha de vencimiento de por lo menos treinta días;
      • Comerciante no tenga activos[2] que representen por lo menos el 80% de las obligaciones vencidas;
      • Inexistencia o insuficiencia de bienes en qué trabar embargo;
      • Ocultación o ausencia de quien administre u opere la empresa;
      • Cierre de los locales de la empresa;
      • Hacer uso de prácticas ruinosos, fraudulentas o ficticias para atender o dejar de cumplir sus obligaciones;
      • Incumplimiento de obligaciones pecuniarias contenido en el Convenio Conciliatorio
  • La documentación:
    • Deberá presentarse[3] dentro de los diez días hábiles siguientes a la presentación del escrito inicial;
  • Admisión a trámite:
    • El juez del conocimiento deberá hacerlo, de plano y sin mayor trámite, dentro de los tres días hábiles siguientes
  • Sentencia de declaración de concurso mercantil:
    • El juez la dictará sin necesidad de citación
  • Sentencia de Declaración de Concurso Mercantil contendrá (grosso modo)
    • Lista de acreedores
    • Orden al Instituto para que designe conciliador
    • Declaración de apertura de etapa de conciliación;
    • Orden al comerciante de poner a disposición del conciliador los libros, registros y demás documentos de la empresa; así como recursos para cumplir con registro y publicaciones
    • Orden de suspensión de mandamiento de embargo o ejecución contra bienes y derechos del comerciante
    • Fecha de retroacción
    • Orden de publicación de extracto de la sentencia;
    • Orden de inscripción de la sentencia en el Registro Público de Comercio que corresponda;
    • Orden de inicio de procedimiento de reconocimiento de créditos;
    • Aviso a acreedores
    • Lista de los acreedores que el comerciante hubiere reconocido;
    • Prohibición al comerciante de realizar operaciones de enajenación o gravamen de los bienes principales de la empresa;
    • Prohibición de cago de obligaciones vencidas con anterioridad a la emisión de sentencia de concurso mercantil;
    • Levantamiento de embargos que hayan podido ser practicados en las cuentas del comerciante en instituciones Financieras para que, con su descongelamiento, el comerciante pueda usar esos recursos en su operación ordinaria y gastos contra la masa;
    • Prohibición de modificar o revocar concesiones y contratos de obra ;
    • Providencias precautorias;
    • Sin orden de visita
    • No admitirá recurso alguno;
    • Deberá notificarse[4] e inscribirse en el Registro Público de Comercio
  • Providencias precautorias
    • Su incumplimiento conlleva:
      • Primera ocasión: prevención
      • Segunda ocasión: Orden judicial de arresto al representante legal del comerciante, acreedor o tercero en incumplimiento
      • Subsecuentes: Juez podrá decretar Orden de pérdida de derechos (contra la cual no procede recurso alguno)
  • Posibilidad de que el Comerciante solicite créditos para el mantenimiento de la operación ordinaria de la empresa y liquidez necesaria
  • Créditos fiscales:
    • Respecto de los que no se haya constituido garantía real, tendrán el grado de créditos comunes;
    • No aplicable la facultad discrecional contenida en el artículo 146 B del CFF[5]
  • Créditos laborales:
    • Conservan su vigencia de grado y prelación[6]
  • Exoneración:
    • El Juez declarará la exoneración del deudor respecto de los créditos reconocidos que hayan quedado pendientes de pago total o parcialmente.
Lic. Úrsula Z.

Lic. Úrsula Z.

Jurídico

Ort&Mor, Sociedad Civil

[1] Se presentarán mediante el empleo de las tecnologías de la información, utilizando la Firma Electrónica conforme a la regulación que para tal efecto emita el Consejo de la Judicatura Federal

[2] Incorporación electrónica en copia simple. En caso de objeción de su autenticidad, veracidad, exactitud o validez, podrá solicitarse el original o la copia certificada

[3] Efectivo en caja, depósitos a ala vista, depósitos e inversiones con fecha de vencimiento menor a noventa días, clientes y cuentas por cobrar con plazo de vencimiento menor a noventa días, títulos valores que pudieran enajenarse en un plazo máximo de treinta días hábiles bancarios

[4] Al día siguiente de que se dicte sentencia que declare el concurso mercantil, el juez deberá notificarla personalmente al Comerciante, al Instituto, y al visitador. A los acreedores cuyos domicilios se conozcan y a las autoridades fiscales competentes, se les notificará por correo certificado o por cualquier otro medio establecido en las leyes aplicables. Al Ministerio Público se le notificará en caso de que sea el demandante, por oficio. Igualmente, deberá notificarse por oficio al representante sindical y, en su defecto, al Procurador de la Defensa del Trabajo

[5] Que se refiere a la condonación parcial de créditos fiscales

[6] Se pagarán después de que se hayan cubierto los créditos singularmente privilegiados y los créditos con garantía real, pero con antelación a los créditos con privilegio especial

Abrir chat